fbpx

5 Tips para recuperarse de las comidas pesadas

A veces tiramos la casa por la ventana, nutricionalmente hablando. No pasa nada, y de vez en cuando también es bueno descomprimir y hacer algún exceso.

Hay algunas estrategias que podemos seguir para minimizar daños y recuperarnos de estas comidas sin freno…

Evita ciertas combinaciones de alimentos

Lo más importante es no mezclar carne con pescado y no mezclar almidones con proteína animal, como por ejemplo patatas con carne o pollo con arroz.

Si combinamos esos alimentos, inmediatamente notaremos pesadez de estómago, hinchazón, gases y a largo plazo un aumento de peso. De ahí la importancia de aprender cómo combinar los alimentos.

Es especialmente importante minimizar la ingesta de pan en estas comidas tan densas.

Otra combinación que debemos evitar es la de los lácteos, como el queso o la nata, con la proteína animal, como la carne.

Estas combinaciones se deben evitar porque son alimentos cuya digestión es incompatible, por condiciones de pH y de enzimas digestivas.

Evita alcoholes con alto índice glucémico

Es frecuente que en reuniones familiares o todo tipo de celebraciones se beba alcohol.

Nuestro consejo es que, para las comidas, elijáis el alcohol con menor contenido de azúcar posible, por ejemplo el vino tinto, el blanco seco o el cava brut nature.

Y, siempre que podamos, que sean de producción ecológica.

Es mejor evitar los vinos dulces, como el Lambrusco o el Moscato y, durante la sobremesa, las combinaciones de refresco más alcohol.

Ayuna

Un truco muy útil para aplicar en esos días es el ayuno intermitente, que si normalmente tiene efectos beneficiosos, en aquellas situaciones en las que hacemos excesos y malas combinaciones con las comidas y bebidas, sus efectos beneficiosos son mayores.

Si tenemos una comida abundante a mediodía o un gran almuerzo podéis optar por no comer nada más el resto del día y esperar hasta el desayuno del día siguiente.

Y si, sin embargo, hemos tenido una cena copiosa, podemos tomar un café o un té sin edulcorar en lugar del desayuno y luego continuar con las comidas a partir del mediodía.

Podéis visitar nuestro artículo sobre cómo hacer ayuno intermitente.

Muévete

Moverse todo lo posible, salir a andar o pasear después de comer nos va a ayudar a aligerar la digestión y además nos ayudará a controlar la curva de la glucosa si nos hemos excedido.

Para las personas que van al gimnasio con asiduidad, según varios estudios lo más recomendable antes de una abundante comida es un entrenamiento tipo Hiit, intervalos cortos pero muy intenso de ejercicio, acelera el metabolismo y es la mejor opción.

Para los que viven cerca del mar, acercarse a la playa o la costa e impregnarse de la bruma marina tiene efecto neutralizador de los iones positivos con los que nos cargamos en los espacios cerrados.

Depúrate

Como en estas ocasiones o situaciones especiales de las que estamos hablando no solemos respetar todos estos tips, es decir, comemos mucho y mal, todavía nos queda una opción, todavía podemos hacer algo muy importante, que es ayudar a nuestro organismo a limpiar las toxinas y a depurar todos esos excesos.

Para ello es aconsejable beber mucha agua, preferiblemente en ayunas.

Los que hagan deporte, esos días hacer un trabajo más intenso que fuerce más la sudoración para depurar, o a los que les guste la sauna, hacer doble sesión, pero siempre hidratándose mucho, dados los grandes beneficios de la sauna.

Como con la sudoración perdemos muchos electrolitos, es importante y recomendable que en el agua añadamos un poco de sal marina, para reponer las sales minerales que se hayan perdido con el sudor.

En resumen…

Para mantenernos en un cuerpo sano y con un sistema inmunológico fuerte, en esas épocas del año en las que hay un montón de comidas, un montón de reuniones, un montón de festejos alrededor de la comida, os recomendamos estos 5 tips:

Primero: cuidado con la combinación de alimentos, sobre todo no mezclar carne con pescado y carne con almidones.

Segundo: elegir vinos con bajo contenido en azúcar, evitando vinos dulces.

Tercero: moverse, pasear, o hacer entrenamientos tipo Hiit, bien al día siguiente o el día antes de la ingesta abundante de alimentos, o si es posible, ambos días.

Cuarto: ayunar, saltándonos el desayuno si ha sido una cena abundante, o bien la cena si ha sido una celebración a mediodía.

Quinto: por último, depuración bebiendo muchos líquidos, sobre todo agua, y forzar la sudoración.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Te animas a ponerlos en práctica?

Déjanos un comentario. Gracias.

Todos los contenidos ofrecidos por El camino de Lola, tales como artículos, podcasts y videos, tienen naturaleza meramente informativa y en ningún caso constituyen servicio médico o sanitario de ningún tipo ni sustituyen la consulta con un médico especialista, por lo que no deben ser aplicados sin la aprobación previa y supervisión de un médico o profesional de la salud especializado.

Ayúdanos a compartir el conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio